Una Navidad más

A muy pocos días de llegar a Navidad, me pongo a pensar nuevamente como esta festividad sigue siendo muy explotada de forma comercial y mediática año con año, en los países que se festeja. No digo que necesariamente sean malos este tipo de comportamientos por parte de las empresas y medios de comunicación, pero a pesar de ello el problema es cuando desenfocan a la gente el motivo de la celebración. Todas aquellas cosas que tienen relación con esta fiesta, ya sean los regalos, la cena de nochebuena, Santa Claus, los adornos, entre otras cosas no menos importantes para la fecha; pueden desorientar a las personas a festejar el nacimiento de Jesucristo, aunque aquello en sí no sea malo necesariamente.

La Navidad debería ser un festejo en el cual todos los involucrados en ella, tendrían que recordar que hubo una vez que el Hijo de Dios vino a encarnarse como hombre para cumplir con una misión: salvar de la condenación eterna a todos aquellos que creyesen en Él. Lo curioso en todo esto es que muchos que la celebran olvidan por completo la razón del porque conmemorar aquel hermoso suceso, haciéndolo a su manera y de una forma que no es digna de una festividad solemne. Esto es muestra del poco o nulo interés en la persona de Jesucristo por parte de este tipo de personas, que lo único que les interesa es la comida, las bebidas, los regalos, etc.

Es una lástima observar también como los programas de televisión de diverso tipo y las películas, prácticamente muestran a la Navidad desprovista del motivo verdadero de celebración, sacando literalmente a Dios de la celebración. Esto es muestra de que el mundo occidental y occidentalizado rechaza al Todopoderoso hasta en una ocasión especial que va dirigida a Él, donde sus valores están siendo olvidados por todos aquellos que tienen arraigado el secularismo. Si bien la gente tiene conciencia de la razón de esta fiesta, en la práctica no lo refleja la mayor parte, porque sus corazones están lejos del Creador.

A pesar de todas estas cosas que he mencionado, que se observan año con año, este festejo es una ocasión perfecta para todas aquellas personas que han decidido entregar su vida a la Voluntad de Dios, compartir con otros el propósito que Dios tuvo en enviar a su único Hijo a nacer en Belén de Judá.  Si bien es cierto que Jesús no nació un 25 de diciembre y existe una razón histórica del porque se celebra en esta fecha la Navidad, aun así es una celebración que debe festejarse como es debido y no al estilo que he mencionado. Si no la celebras, aun siendo cristiano, no está obligado hacerlo, ni tienes porque estar criticando a los demás que como tú son cristianos que lo festejan, a menos que se trate de personas que llamándose cristianas lo hacen de la forma ya dicha.

Que Jesús el Mesías sea el centro de la Navidad.

Feliz Fiesta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s